“No fue consenso fiscal, sino una imposición”, dijo Antonio Bonfatti

cuestionó el manejo del gobierno central y relativizó el impacto del acuerdo. Dijo que el trámite parlamentario “No se puede atropellar y votar de un día para el otro”.

En el hall de la Legislatura, Antonio Bonfatti junto a referentes del oficialismo y la oposición, repasaron el año legislativo.

Foto: Flavio Raina

Ivana Fux

ifux@ellitoral.com

El ex gobernador Antonio Bonfatti cuestionó la metodología que utilizó el gobierno nacional para firmar el pacto fiscal con los gobernadores, y relativizó el peso de dicho acuerdo. En diálogo con la prensa después de presentar un balance de la tarea legislativa realizada durante el año (ver aparte), el actual presidente de la Cámara de Diputados advirtió que el tema ni siquiera fue avalado todavía por el Congreso y, sin embargo, ya se votaron leyes como la reforma previsional y tributaria.

“El pacto fiscal todavía no se trató en la Nación y ya salieron leyes como éstas. Entonces, pareciera que esto no fuera tan importante. Yo digo que más que un consenso fiscal, fue una imposición; una imposición a las provincias, porque las que quedaban fuera, y Santa Fe fue la última en firmar, eran como un barco que se hunde y del que se intentaban salvar sólo a algunos tripulantes. Si Santa Fe no firmaba, se quedaba sin la compensación adecuada para la Caja de Jubilaciones, sin el Fondo Sojero, sin los 80 mil millones de pesos a repartir por el bono compensatorio, con el juicio de la provincia de Buenos Aires, y con incertidumbre respecto de Ingresos Brutos y Sellos. Es decir, la pérdida era para la provincia, fundamentalmente para sus 120 mil trabajadores; y para las prestaciones que la provincia da en materia de seguridad, salud y justicia, que hubiesen peligrado”, aseveró. Y advirtió que pese a todo, “la reforma previsional siguió avanzando al margen de esta imposición”.

—Si el pacto fiscal fue impuesto y si las leyes se votaron igual, ¿cuál va a ser la actitud de esta Cámara que debe analizar el mensaje del Ejecutivo para su adhesión?¿Tiene sentido ese acuerdo? -preguntó El Litoral.

—Ingresó en Senadores. Vamos a ver cómo se da el debate. Aparte, yo quiero ver el 31 de marzo que la Nación realmente cumpla con los 51 mil millones de pesos que le debe a la provincia en materia de coparticipación federal, porque ya de promesas estamos bastante cansados...

Atropello

Sobre la sanción de las reformas previsional y tributaria, Bonfatti reiteró: “No se pueden imponer las cosas; leyes de esa magnitud que impactan en miles y miles de jubilados tienen que ser debatidas en un contexto general respecto de una situación que se vive con las jubilaciones desde hace muchísimos años. No se puede atropellar y votar de un día para el otro. Yo condeno en primer lugar a los violentos, porque con violencia no llegamos a ningún lado. Condeno a los provocadores y a todos los que incitaron a la violencia. Pero también cuestiono la actitud del gobierno (nacional) de querer llevar adelante (la ley) engañando a la gente... Porque los 70 mil millones de pesos que necesitan, díganme quién los pierde; lo pierden los jubilados”, sentenció.

Balance

Junto a representantes de todas las bancadas, Bonfatti destacó “el diálogo y el respeto” con el que se ha trabajado durante el año, “siempre en el marco de la búsqueda de consensos y sin forzar situaciones”, aseveró. Hubo 17 sesiones ordinarias, 1.038 proyectos ingresados, 567 proyectos aprobados, de los cuales 141 fueron proyectos de ley.

Ley de control a fiscales

Bonfatti reiteró su aval a la ley sancionada semanas atrás para delegar en el Poder Legislativo la potestad de controlar y sancionar a fiscales adjuntos y titulares. Y en la misma línea, celebró la decisión adelantada a El Litoral por el gobernador Miguel Lifschitz de no vetar la norma.

“Fue una de las pocas leyes que votó por unanimidad Senadores y Diputados. Yo creo en los controles cruzados; no creo en los autocontroles de las corporaciones. Estoy convencido de que así como los fiscales y defensores general y regionales tienen una posibilidad de sanción a partir de las Cámaras Legislativas, también las deben tener los fiscales. Estoy convencido de ello, porque en la medida que ha pasado el tiempo y hemos visto el accionar de fiscales y defensores, también si proceden incorrectamente, deben tener las sanciones debidas. Y esto no es una persecución ni una caza de brujas -aclaró-; para nada. Porque hay que tener mayoría en ambas Cámaras (para votar la eventual sanción) y un debido proceso. Simplemente, (se trata de) que nos controlemos. Y hablo de mi experiencia como gobernador, cuando nuestros ministros venían a rendir cuentas a la Legislatura”, planteó.