Navidad amarga en Beltrán

La planta de Fray Luis Beltrán está ocupada por miembros de Prefectura que desembarcaron para evitar disturbios ante los despidos de los trabajadores de la empresa estatal. Los trabajadores fueron desalojados de sus puestos de trabajo en el turno tarde.

En un ambiente de angustia y zozobra, 35 trabajadores fueron despedidos ayer de la Fábrica Militar de Fray Luis Beltrán. Así lo confirmó, pasado el mediodía, el secretario general de ATE Rosario, Raúl Daz. "Hubo personas descompuestas en la puerta cuando se leyó la lista de despedidos", relató sobre el doloroso momento, a días de las fiestas de fin de año. "Les dijeron que salgan de la planta o que los iba a sacar Prefectura por la fuerza", describió sobre el contexto en el que se dieron los despidos, y que comenzó a gestarse en los días previos.

La jornada comenzó con la incertidumbre de los trabajadores que se apostaron en la puerta de la empresa a esperar la lectura de la lista. Como reveló Rosario/12 hace unos días, la situación era de total tensión por la llegada de efectivos de fuerzas nacionales para "reforzar" la seguridad del predio y los empleados advertían su temor por posibles despidos, como ya había sucedido en Villa María y Río Tercero.

PUBLICIDAD

Cuando se leyó la lista, pasadas las 14 de ayer, hubo personas descompuestas en la puerta y denunciaron que salieron de la planta bajo la amenaza de que iba a actuar Prefectura por la fuerza.

Daz describió el momento: "Esto es difcilísimo, estamos realmente muy mal", dijo a Radio2. "Hay un estado tormentoso entre los trabajadores. Le exigimos al gobierno nacional la reincorporación de los trabajadores", porque "esta fábrica está en condiciones de repotenciarse, de aumentar su producción".

Daz también expresó que "hay que sumarle los 140 despidos en febrero de 2016, en el principio de la gestión de Macri". Y argumentó que "la presencia del grupo Albatros tiene que ver con la intención del gobierno nacional de militarizar la fábrica. Estamos en estado de asamblea permanente. Hay una gran decepción en el grupo de trabajadores. La planta está paralizada y analizamos nuestro plan de lucha", concluyó Daz. Hasta ayer, la fábrica tenía 430 trabajadores: 60 del plantel y el resto contratados. En tanto, días atrás hubo 60 despidos en las fábricas miltares de Río Tercero y Villa María, en Córdoba.

"A nosotros nos pasa lo mismo que le pasa a otras ramas de la industria, traen cosas importadas, armas cortas, balas y a nosotros nos dejan sin posibilidad de producir y entonces empiezan con sobra gente. Pero es el gobierno el que compra en otros países las cosas que se pueden fabricar aquí", dijo Fernando Peirano delegado de FM en ATE. Y contó que entre los despedidos "hay dos muchachos que saben muchísimo de armas y tenían un proyecto para sofisticar aún más las pistolas que se fabrican. Pero el gobierno no sólo no los tiene en cuenta, sino que los echa y compra pistolas italianas", agregó. Señaló además que "accedimos al trabajo de una consultora que señaló que en realidad necesitamos gente, porque aquí fabricamos toda una gama de productos que van desde armas hasta chalecos antibala y muchas otras cosas para la defensa nacional, pero esta gente va a destruir todo. Es una decisión que ya tienen tomada", indicó.

"En su momento fuimos a hablar con el interventor de Fabricaciones Militares, el ingeniero Luis Riva, que puso el ministro Oscar Aguad, y directamente nos dijo que para él había un sobreexcedente de personal; que la decisión de Mauricio Macri es achicar en un 20 por ciento los sueldos jerárquicos del Estado, pero eso después les sale el doble", dijo a este diario Alberto Labudia trabajador y miembro de ATE. Este dirigentes que tiene muchos años de servicio en la fábrica, contó que "yo pude hablar con el jefe del operativo de Prefectura y le dije que se queden tranquilos, que nosotros queremos esta fábrica porque acá hemos pasado nuestra vida, que no vamos a romper nada", pero agregó que "teniendo en cuenta lo que pasó en el sur y lo que vimos el otro día en la plaza frente al Congreso, es evidente que si nos movemos un poco estos vienen y nos rompen la cabeza a todos".

Ya en el último día de noviembre los trabajadores de la Fábrica Militar Fray Luis Beltrán nucleados en la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), decretaron el estado de asamblea y alerta permanente ante la posibilidad de despidos de numerosos operarios cuyos contratos se vencen el 31 de diciembre, en los cinco establecimientos que Fabricaciones Militares posee en todo el país.